Si el verano pasado se hablaba de cavitación para acabar con las pequeñas chichas que rodean nuestro cuerpo, este año la palabra mágica es… i-Lipo (en Francia, le han dado el premio Victoire de la Beauté, otorgado por consumidores al mejor tratamiento adelgazante)

 Se trata de un láser frío (no calienta, no duele), que rompe los adipocitos para que salga la grasa que encierran. Ésta viaja por los tejidos linfáticos y se queda en depósitos de energía, que luego la clienta tiene que quemar haciendo ejercicio. Por esta razón, después de la sesión es IMPRESCINDIBLE practicar algún tipo de actividad (con caminar durante 20 minutos basta) que gaste esa energía nueva que hemos creado (sino le tocará al hígado hacer ese trabajo extra). 

 ¿Cuanto se pierde? No hay que esperar demasiado. Y ni de lejos los resultados de una liposucción!! Pero si está demostrado científicamente que se pierde la grasa equivalente a una talla, siempre que se siga al pie de la letra el protocolo: beber agua antes y después de la sesión, hacer ejercicio inmediatamente después y someterse a 2 sesiones a la semana durante un mes.

Esta máquina está ya en los mejores de centros de estética de España (inf: 910128667) y las sesiones cuestan 60 € aproximadamente.

 ¿El pero? Los 20 minutos de ejercicio obligado echan a muchas mujeres para atrás. 

EN GABRIELLA ALVAREZ se sabe muy bien que muchas de sus clientas lo que quieren es una solución a sus problemas sin pasar por el gimnasio, hemos diseñado un protocolo que reduce la necesidad de ejercicio. Y suma, a la sesión de i-Lipo (10 minutos por zona, y se pueden hacer un máximo de 2 zonas por sesión), radiofrecuencia, vacumterapia, electroestimulación (gimnasia pasiva) y masaje. 

Con esto se consigue consumir esa grasa que estará disuelta por el organismo sin necesidad de que la clienta se ponga a hacer deporte como loca (aunque siempre será necesario que se mueva un poco más de lo habitual!!).