RF CONTRAGE-DUO

¿Qué es? ¿Para qué está indicada?

Con cambios de peso, hormonales, paso del tiempo, mala alimentación… aparece piel de naranja y flacidez muy difícil de eliminar en zonas localizadas, la radiofrecuencia, está indicada para mejorar y evitar este tipo de problemas estéticos.

¿En qué consiste? ¿Qué siente el paciente?

Es una técnica no quirúrgica, no agresiva y sin efectos secundarios.

Consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas que provoca un calor intradérmico y estimula los fibroblastos, mejorando la circulación sanguínea, consiguiendo la regeneración de colágeno, mejorando los tejidos y la elasticidad de la piel, a su vez, permite llegar a las capas más profundas de la piel.

El paciente siente un calor agradable, acompañado de maniobras de masaje.

Antes de empezar. Recomendaciones:

Tener la piel bien hidratada y haber utilizado un producto específico para el tratamiento.

Seguir las recomendaciones indicadas por el profesional.

No exponerse al sol, utilizar protección solar alta.

Resultados:

Desde la primera sesión se ven resultados, la piel más firme, lisa, hidratada, mejorando la piel de naranja.

Los resultados van mejorando a medida que se alarga el tratamiento y desde el primer día se consiguen efectos visibles, consiguiendo unos resultados óptimos, además de favorecer la circulación en la zona tratada, la oxigenación y el aspecto de la piel, sin embargo, el verdadero resultado se ve a los 28 o 29 días cuando el colágeno logra una mayor activación.

Después del tratamiento:

Continuar con las indicaciones proporcionadas por el profesional.

No realizar exfoliaciones, ni utilizar productos ácidos.

No exponerse al sol, utilizar protección solar alta.

Beber agua, ejercicio, dieta equilibrada y uso del cosmético indicado para el tratamiento.

Contraindicaciones:

La radiofrecuencia no es recomendada para personas con flebitis, tromboflebitis, venas varicosas, arterosclerosis, diabetes con microangiopatía, insuficiencia hepática y renal, cirrosis hepática, lesiones cutáneas, dermopatías, procesos inflamatorios graves (tuberculosis, VIH, neoplásticos).

Mujeres embarazadas, en periodo de lactancia, portadoras de marcapasos o prótesis articulares tampoco pueden llevar a cambio dicho tratamiento.